sábado, 20 de junio de 2009

La cuestión de los Balcanes

El conflicto estallaría en los Balcanes. El Imperio Turco, en descomposición, poseía una franja en los Balcanes desde Constantinopla hasta el Adriático; el resto del territorio era un complicado mosaico de es­tados de diversa entidad política: Grecia, Rumania, Bulgaria, Servia y Bosnia-Herzegovina. Este último estado pertenecía a Turquía pero estaba ocupado y administrado por Austria desde 1878. Perteneciendo al Imperio Austrohúngaro se hallaban los territorios de Croacia y Eslovenia (habitada por los eslavos del sur o yugoslavos). Y Servia era el foco de agitación de todo este conjunto.
Durante 1912 y 1913 hubo dos guerras en los Bal­canes. La primera enfrentó a Servia, Bulgaria y Grecia contra Turquía; la segunda, a Servia, Grecia y Turquía contra Bulgaria.
En estos conflictos, unos países ayudaban a otros según el juego de las alianzas, lo cual podía provocar la chispa bélica en cualquier momento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada